Saltar al contenido
Orquideas
orquídeas cambria

El origen de las orquídeas Cambria

Las Cambria son orquídeas muy populares, gracias a que son fáciles de mantener y tienen una buena floración. Sin embargo, al contrario que ocurre con otros géneros como la Phalaenopsis, Dendrobium o Vanda, no son orquídeas que estén presentes en la naturaleza.
Su origen es el cruce de diferentes tipos de orquídeas, con el objetivo de crear una variedad de orquídeas que fueran atractivas comercialmente, y que además fueran fáciles de cuidar en casa.
Los primeros especímenes de Cambria aparecen en 1.911 y se lo debemos al horticultor Sr. Charles Vuylsteke, que cruza con éxito las orquídeas Odontoglossum crispum, Miltonia y Cochlioda noetzliana.
Este primer precedente de las orquídeas Cambria, se llamó Vuylstekeara, en honor al Sr. Charles Vuylsteke.
Posteriormente, este híbrido primigenio, fue cruzado con la orquídea Odontoglossum Clonius, y fue nombrado como Vuylstekeara Cambria Plush. Una orquídea que aparece en 1.922, creada para una colección privada de orquídeas.
Esta orquídea fue premiada en los años sesenta con el premio FCC/RHS, certificado de primera clase, premio muy codiciado y pocas veces conseguido entre los cultivadores de orquídeas.
Aquel premio originó una auténtica locura, tanto por los aficionados que querían tener una orquídea Vuylstekear Cambria Plush en su casa, como por los jardineros, buscando un nuevo ejemplar con características similares, que fuera fácil de cuidar y floreciera de forma espectacular. Ese es el origen de las orquídeas Cambria.

Cuidados de la orquídea Cambria en casa

Como estamos ante una orquídea híbrida, que no tiene su reflejo en la naturaleza, para entender cual sería su hábitat natural la mayoría de los jardineros recomiendan fijarse en la Odontoglossum, una de las orquídeas que forman parte genéticamente de la Cambria.
Las Odontoglossum son originarias de América Central y de América del Sur, donde crece en bosques con mucha humedad y ventilación.
Como la mayoría de las orquídeas, la Cambria es epifita. Sus hojas y varas florales aparecen a partir de pseudobulbos alargados, verticales y bastante grandes.
Su floración aguanta en perfectas condiciones durante varias semanas, y podemos encontrar flores de muchas tonalidades, aunque el color predominante es el rojo.
Estos son los cuidados básicos de las Cambria:

Iluminación y temperatura

Las Cambria son orquídeas que desean una buena iluminación, pero no soportan la luz del sol directa.
Un lugar adecuado sería cerca de una ventana, pero recibiendo la luz tamizada a través de un visillo o una persiana.
Cuando están en compañía de otras plantas de interior, podemos utilizar las plantas más grandes y que soporten mejor el sol, para poner las orquídeas Cambria a su sombra.
Podremos descubrir si la orquídea está recibiendo la iluminación correcta, observando la coloración de sus hojas.
Un color verde oscuro, es síntoma de que recibe poca luz, sin embargo, si observamos unas hojas rojizas, es que recibe demasiada luz. El color ideal tiene que ser un verde medio.
Los jardineros aficionados a las Cambria, comentan que una luz excesiva retrasa la floración.
No soportan temperaturas muy altas, son orquídeas de ambientes más bien fríos.
Una buena temperatura para las noches de invierno estará en el entorno de los 8ºC a 10ºC, mientras que la punta máxima de calor en verano debe estar entre los 24ºC y los 28ºC.
Eventualmente podrían soportar temperaturas más altas, siempre que exista una buena humedad ambiental, y una correcta circulación del aire.orquídeas cambria y phalaenopsis

Riego y humedad ambiente

Al contrario que ocurre con la mayoría de las orquídeas, la Cambria prefiere un sustrato ligeramente húmedo de forma constante.
Los riegos tienen que ver con la época del año, siendo una buena regla regar cada cinco a siete días en verano, y de siete a diez días en inverno.
También necesita tener un microclima húmedo (40% de humedad), por lo que conviene pulverizar de forma regular las hojas, hasta dos veces al día cuando hace mucho calor, para evitar que las hojas se arruguen.
Un truco que funciona bien es el de colocar un platillo con agua y unos guijarros bajo la maceta, de manera que conseguimos generar ese ambiente húmedo que tanto agradece. Debemos tener la precaución de que las raíces no estén en contacto directo con el agua.
El riego debe hacerse con agua blanda, evitando el riego con agua del grifo, por su dureza y contenido en sales. Podemos utilizar agua embotellada, o agua filtrada.
Tanto los riegos, como las pulverizaciones se deben hacer por la mañana, para evitar la aparición de hongos.

El sustrato y los cambios de maceta

El sustrato que debemos utilizar es el habitual de orquídeas. Un sustrato ligero y resistente que drene bien, pero que a la vez conserve cierta humedad y parte de los nutrientes, que aportemos mediante abonos. Lo ideal…comprar abonos preparados a base de corteza de pino, o similar.
Los cambios de maceta los haremos de forma habitual cada dos años, o bien por que haya crecido en exceso y necesite una nueva maceta, o porque el sustrato ya no drene correctamente.
En estos casos, siempre conviene retirar aquellas raíces que observemos que están en malas condiciones, cicatrizando los cortes importantes con polvo de canela.
Durante los días siguientes al trasplante, la colocaremos en un lugar donde conserve las condiciones habituales de temperatura, pero algo más alejada de la luz.
Durante un par de días, es buena idea no regar, para dejar que las pequeñas heridas cicatricen.
El trasplante se debe realizar cuando la orquídea ha terminado su floración.cuidados de la orquídea cambria

¿Cuándo hay que abonar?

El abonado debe ser con regularidad. Se pueden abonar cada tres semanas, con un abono 20:20:20, Nitrógeno, Fósforo y Potasio en iguales proporciones.
Utilizaremos fertilizantes aptos para las orquídeas, y siempre después de humedecer el sustrato, para evitar la concentración de sales.
Las orquídeas reaccionan muy bien al abono foliar. Utilizar fertilizantes adecuados cuando la vaporicemos, contribuirá al buen estado general de la orquídea.

¿Cuándo florecen las Cambria?

Las Cambria florecen en primavera o en otoño, dependiendo de las condiciones ambientales, aunque en la zona del Mediterráneo lo esperado es que sea en primavera, aunque algunos jardineros consiguen dos floraciones al año.
De cada tallo floral suelen aparecer entre 3 y 7 flores, que duran varias semanas. Una vez que la floración termina, se debe podar la vara floral a la altura del pseudobulbo, ya que no volverá a florecer en ese mismo.
Una vez que la floración ha terminado, la orquídea desarrollará nuevos pseudobulbos, que pueden dar lugar a nuevas varas florales.

Fotos de la orquídea Cambria

Cambria
5 (100%) 3 votes